Koi Estudio Creativo 2017
    post __ No comments

    Por qué y en que momento rediseñar la imagen corporativa

    Yuddy Hernadez / Enero 23, 2017 / Diseño, Preguntas Frecuentes

    Algunos emprendedores y empresarios vienen con la idea de rediseñar su identidad corporativa, es un tema interesante con muchos matices e historias a su alrededor, pero, ¿cuáles son las razones por las cuales una empresa debe considerar un rediseño de imagen corporativa?

    Un emprendedor muchas veces inicia su empresa con muy pocos recursos, por lo cual no destina el presupuesto adecuado a la imagen de su empresa, y esta termina siendo “diseñada” por ellos mismos, algún programa en Internet o un familiar que estudia “algo relacionado” o sabe manejar algún programa.

    Desde el inicio es un error destinar a alguien sin experiencia el desarrollo de la imagen de la empresa

    Sin embargo con el tiempo la empresa se va posicionando y va generando mayores recursos para invertir en sí misma y la imagen debe ser considerada como prioridad, ya que es la forma como ven la empresa los clientes actuales y futuros.

    En mi experiencia he tenido casos de este tipo, clientes que tienen un logotipo hecho empíricamente y deciden rediseñar y mejorar, para la muestra algunos ejemplos.

    La imagen corporativa actual no transmite la esencia de la empresa.

    Es muy común encontrar logotipos que no comunican la esencia de la empresa, gráficamente pueden ser llamativos pero imperceptibles a la hora de comunicar. Recordemos que una buena imagen corporativa no solo debe ser gráficamente agradable, sino que debe tener un sentido con los valores y productos o servicios que ofrece la compañía. Cuando una empresa tiene años de estar en el mercado muchas veces pasa por transiciones y cambios considerables que pueden transformar su modelo de negocio y propuesta de valor y esto debe estar reflejado en su imagen.

    Y no solo puede pasar por el cambio a través del tiempo sino por la edad de la empresa, si es muy antigua es muy posible que sea obsoleta y el mismo mercado pida ver una cara nueva, algo más amable y renovado, un “cambio de look” sin perder la esencia y demostrando la trayectoria y experiencia adquirida a través de los años.

    Para rediseñar la identidad corporativa hay que estar dispuesto a ello.

    Muchas veces el empresario está dispuesto a hacer el cambio y además sabe que lo debe hacer, pero internamente no quiere hacerlo y esto afecta notablemente el proceso del diseñador. Existen clientes que nunca acceden a nuevas propuestas porque en su mente está el logo anterior y han desarrollado un apego a él, en este caso por más sorprendente y benéfica que sea la nueva propuesta el cliente no va a acceder. Por eso es crucial que al momento de tomar la decisión hay que prepararse para ello y abrir la mente ya que el rediseño solo será exitoso si se ha hecho un proceso de cambio interno.

    Las grandes marcas lo han hecho.

    En las grandes industrias ya se han visto cambios positivos, aunque el proceso sea diferente al de una pequeña empresa en temas de comunicación, estrategia y presupuestos vale la pena revisar qué se ha logrado gráficamente.

    Finalmente, es importante identificar el momento en el que es apropiado hacer un cambio en la imagen de nuestra empresa, analizar todas las variables y saber comunicar la transformación, pues en el camino aparecerán personas que no estarán de acuerdo con el cambio, es normal. Lo decisivo es tener argumentos válidos.